Surrealismo

Publicado: julio 5, 2010 en Uncategorized

Es un movimiento que nace públicamente en 1924, con el Manifiesto surrealista de André Breton (escritor francés). El surrealismo se basa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociación desdeñadas hasta la aparición del mismo y en el libre ejercicio del pensamiento: reflejar la realidad a través de los elementos inconscientes e irracionales de la mente, que el artista expresa por medio de los actos psíquicos automáticos. Entre sus representantes se considera a Jorge Luis Borges (argentino); Mª Luisa Bombal (chilena, autora de La última niebla), Julio Cortázar (argentino, autor, entre otros, del cuento Continuidad de los parques), Juan Rulfo (mejicano, autor de la novela Pedro Páramo, considerada unánimemente por la crítica una de las obras maestras de la literatura latinoamericana, y de una colección de cuentos titulada El llano en llamas).

Principales Autores

Federico García Lorca

Poeta en Nueva York es la obra más característica de la etapa surrealista de Lorca. El poeta viajó a Nueva York en el verano de 1929 y se encontró con una ciudad tecnológicamente muy avanzada, pero privada del contacto con la naturaleza.
Lorca utiliza la técnica surrealista para expresar la angustia que le produce esa cultura urbana, materialista, que ha envilecido al amor y que ha degradado la naturaleza y para lanzar un grito de protesta contra ella. Para ello utiliza imágenes irracionales, absurdas, como salidas de una pesadilla, para dar su personal visión de una ciudad en la que abunda el racismo, la violencia, la avaricia, la crueldad, la miseria en los suburbios etc.

Vicente Aleixandre
La trayectoria poética de Aleixandre se divide en tres etapas: una primera en la que predomina la poesía pura, una segunda marcada por el surrealismo y la tercera caracterizada por la indagación del ser humano.
El surrealismo, que predomina en sus libros a partir de 1928 es una técnica que le proporciona gran libertad de expresión y de elección de los materiales poéticos. A esta etapa pertenecen Espadas como labios, cargada de protesta, amargura e ironía en su búsqueda de la verdad, Pasión de la Tierra, La destrucción o el amor y Sombra del Paraíso.
Son libros difíciles en los que Aleixandre expresa su particular visión del amor, tan cercana a la muerte que se confunde con ella., en donde las espadas, instrumentos de muerte son a la vez instrumentos de amor, como los labios.
La destrucción o el amor es el libro cumbre de esta etapa, es un canto total a la naturaleza, a su fuerza y al anhelo por llegar, a través del amor, quebrantando nuestra radical soledad en la comunión panteística en el seno del universo.
En Sombra del paraíso expresa la nostalgia de un reino paradisíaco que lo mismo puede ser posterior a la muerte que anterior al nacimiento del hombre: ¡Humano: nunca nazcas! es el terrible verso que traduce el pesimismo esencial del poeta.
Rafael Alberti
La etapa surrealista de Alberti se inicia con Sobre los ángeles, libro que nace como consecuencia de una grave crisis personal. Es un poemario escrito en verso libre, lleno de imágenes duras y violentas que dan una visión onírica e infernal del mundo.
El ciclo surrealista continua con Sermones y moradas, y se cierra con el humor de Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos, en donde se recogen poemas dedicados a los grandes cómicos del cine mudo.
Luis Cernuda
La obra de Cernuda, que tiene el título general de La realidad y el deseo, está formada por varios ciclos, uno de ellos es el surrealista al que corresponden los libros: Un río, un amor y Los placeres prohibidos.
Su obra se basa en el contraste entre su anhelo de realización personal, deseo y los límites impuestos por el mundo que le rodea, realidad. Es una poesía de raíz romántica, muy influida por Bécquer y los poetas clásicos, especialmente Garcilaso.
Cernuda encuentra en surrealismo un vehículo de expresión muy apropiado para trasmitir su descontento con el mundo y su rebeldía ante él. No obstante, el poeta abandona pronto esta técnica y a partir del libro siguiente, Donde habite el olvido, inicia un estilo personal, cada vez más sencillo cercano al lenguaje hablado, y al tono coloquial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s